LAS MASCARAS

En estos tiempos de Carnaval, es muy frecuente el uso de máscaras y disfraces. Las máscaras se utilizan para ocultar la identidad y también para ejercer un rol en las fiestas. Ese anonimato permite, muchas veces, que las personas se atrevan a mostrar aspectos de sí mismos que no lo harían sin ellas. Pero, por qué pasa esto? Sin duda que esos aspectos que aparecen en esas ocasiones, son aquellos reprimidos por el sujeto, que de alguna manera, a través del anonimato permite mostrar.

Persona viene del griego, Prosophon, que quiere decir Máscara. La persona posee: lo innato del sujeto, lo que se espera de él y lo que cada uno desea ser y lo que quiere mostrar a los otros. De acuerdo a esto, cuando se utiliza una máscara se ponen en marcha estos aspectos. No solo se utilizan máscaras en Carnaval, sino que también en cada rol que actúa el sujeto cambia la “máscara” adecuada para cada uno: la de profesional, la de padre/madre, la de hijo, la de diversión, etc.

En cada una de ellas, se oculta algo. No concientemente. Pero se oculta algo. Ese algo está en la Sombra, el inconciente. Es importante trabajar con la Sombra e integrar esos aspectos que están alojados en la Sombra. Ese proceso de integración permitirá la evolución de la persona. 

El disfraz se utiliza para despojarse de los hábitos habituales y convertirse en personajes fantásticos. Vivir una aventura imaginaria, creada por la intuición y creatividad del Niño interior de la persona. Así desempeñar otros roles, disfrutar, hacerse notar, y por otra parte, sociológicamente IGUALA.

No related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>